Business

DECRETO 4050 DIAN PDF

Page: 82 of N a m e BALABBO, MICHAEL SILANGGA CARIAN, SIAHA MARIE DECRETO CARIASO, ANNA ARVIN JAY PALISOC CUSTODIO, CHRIZEL DIAN CABERTE CUSTODIO. Source: Bureau of National Taxes and Customs (DIAN) the Growth of Private Investment,” Legislative Order (Decreto Legislativo) , as amended and. ADORADOR, ZYZLE DIAN ADORADOR. BARRIOS, MERIEL MAE DIAN AYALA. PREVENDIDO, MAE DECRETO.

Author: Akinosar Kerr
Country: Malaysia
Language: English (Spanish)
Genre: Love
Published (Last): 26 June 2012
Pages: 273
PDF File Size: 6.43 Mb
ePub File Size: 2.45 Mb
ISBN: 352-7-32097-295-5
Downloads: 87633
Price: Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader: Magami

Tampoco personas dependientes en las haciendas mas grandes, y por lo tanto un sorprende el reducido porcentaje de quienes tenfan educaci6n universi- mayor tamaiio de las familias.

Lima lo nombr6 capitan de la milicia de La Paz. Como ya vimos, era el mas grande terrateniente del distrito hacendado econ6micamente agresivo. Propie- dad feudal en Castilla Lema, “Production et circulation”, pp. Testamento, Items 28, Para el Peru vean- urlnsaya.

Roll of Successful Examinees in the NURSE LICENSURE

Estas rrazas, en la propiedad no desarrollada de otro dueiio. Fue aquf que se establecio el centro admi- al final don Tadeo estimaba que solamente habfa cobrado unos 2, nistrativo de la zona, y la ciudad de Potosi tal vez llego a tener una po- pesos de todo este legado.

En el tarclio siglo XVIII, la hacienda seguia siendo una instituci6n bienes entre las distintas zonas ecol6gicas, teniendo varias de las comu- minoritaria, aunque en crecimiento.

Aunque Bolivar intent6 abolir el tributo en su decreto de Chuquisaca de! Estos patrones parecen haber sido univetsales en la agricultura altoperuana. Esta cifra fue calculada a partir de datos proporcionados por Soltow. De este modo, el output de metales preciosos legal y de c: Por ultimo, a pesar de ser un porcentaje pequeiio de la poblaci6n to- tal, la poblaci6n tributaria masculina ausente mostraba casi exactamente probablemente eran obligados a entrar al mercado hispano mediante la las mismas diferencias zonales.

Los miembros de un ayllu eran mayormente endogamos, pero algu- nores generalmente llevaba a otros mayores, hasta que unos cuantos de nos antropologos no lo consideran como una comunidad corporativa estos funcionarios menores usualmente ascendian a la posicion de jila- cerrada debido a que sf habfa cierto movimiento dentro y fuera del mis- kata. Estimaba que su hija la monja podia vivir con 6 pesos, 6 re- de bachiller y doctor en derecho can6nico en Sin embargo, exis- tantes haciendas agrfcolas y ganaderas estaban esparcidas entre los ten datos con los cuales compensar este desbalance, en primer lugar en ayllus.

  EL CROQUIS MVRDV PDF

Pero este pa- Viacha 52 53 50 52 52 tron de usar el tributo para obligar a los indios a entrar al mercado pa- Achocalla 49 51 – 51 50 rece haber sido un factor fundamental en Ia economfa altoperuana des- TOTAL 51 52 50 51 51 de muy temprano, y en especial desde que las reformas toledanas del ultimo cuarto del siglo XVI cambiaron el tributo en especie a otro en FUENTE: Ni tampoco huho cortela: Tanto las sayaiias ser heredado entre las principales familias locales, que en varios casos permanentes, como las tierras liwa qallpa concedidas temporalmente, sostenian descender de la nobleza local anterior a la conquista.

Para la mejor descripci6n de la relacion forastero-originario en el periodo con- Para las modificaciones vease Bolivia, Colecci6n oficial de al afio.

Liquidaci6n de algunos censos impuestos a predios rurales 29, 2. Aquf los ayllus continuaron do- minando, y el suelo relativamente pobre hizo que la region no fuese muy Mientras que los pobladores quechua-hablantes se En tiempos prehispanicos estos distritos formaron una zona econ6- encontraban dispersos por los pueblos de los distritos de Omasuyos y mica cohesionada, productora de tuberculos de altura, granos, carnes decrreto Larecaja, los indios de la provincia eran predominantemente aymara- tejidos, asf como.

Podemos asumir que las 4005 tenfan un mejor acceso a tierras a. Vease Amunategui Solar, Mayorazgos i fueron asignados diversamente a capellanias para su difunta primera esposa.

Para Parajes vease Alcedo, Diccionario geografico-historico de las lndias occi- dentales de America. Los Indices de tamafio y output estan relacionados de forma similar: Burga, De la encomienda a la hacienda capitalista, y Glave y Remy. Partido de Yungas”, como trabajadores alquilados diaria o incluso semanalmente, ya fuese folios 29v En la envilecida “moneda fe- monio con una mujer con derecho al estatus originario.

  EDITH TOMORY HISTORY OF ART PDF

Essays in Honour of Magnus Momer Londres,pp.

Roll of Successful Examinees in the NURSE LICENSURE

En las estadfsticas que don considerable cantidad de frutas y djan para el consumo de la ciu- dad. Para mercader de La Paz, para otra importacion de telas de Castilla. Para una discusi6n mayor de estos arreglos vease el Capftulo 6.

Los funcionarios indios siguiertte f6rmula: Secreto de Sucre intent6 realizar el cambio pero finalmente se vio obligado a admitir su de- A cambio del pago de 15, pesos se le permiti6 a don Tadeo declarar 40, pesos de cualquier parte de su propiedad como parte intangible del mayorazgo.

Estos jomaleros provenfan exclusivamente de haciendas Registro 1 de su comp.

Las cifras de para la poblaci6n de la zona y la india se encuentran en Bolivia, Censo general de la poblacion de la Republica de Bolivia.

Enuna extensa visita de las yungas informaba. Las diwn de Chulu- extremadamente elevadas de mortalidad infantil. Sin embargo, pareciera a primera vista que trato de retirar decretl 36 haciendas en el Bajio mejicano durante el siglo XVUI. Aunque siembra y la cosecha. En cierto momento del siglo otros casos el hacendado apartaba estas tierras para mantener a sus pa- XVII alcanzaron a ser mas de unidades, pero estas fueron usurpa- rientes; o como una oportunidad de invertir en una empresa familiar.

A partir de fines de Ia decada de Ia 1. Por ultimo, todos los indios migrantes eran conta- dos como forasteros sin tierras, a menos que hubiesen contraido matri- Siporo, historia de una hacienda, y mas recientemente. En la enumeraci6n tambien hay una discrepancia de pesos. Sanchez-Albornoz, Indios y tributos, p. Iago Titicaca – tenian menos forasteros que originarios. Al igual que las ci6n.